Alba Cerrillo

11/09/2022

El TS modifica su doctrina respecto a la posibilidad de acceder a una Incapacidad Permanente desde una jubilación anticipada por discapacidad

El Tribunal Supremo, por STS nº 1726/2022 de 27 de abril de 2022, ha establecido que, una persona con una jubilación anticipada por discapacidad, tiene derecho a acceder a una incapacidad permanente. Con este nuevo criterio, el Tribunal modifica la doctrina que había mantenido hasta ahora y ajusta su criterio con el del Tribunal Constitucional.

Hasta entonces, el Alto Tribunal en Sentencias 81/18 de 16 de enero de 2018 y 512/20 de 24 de junio de 2020, sostenía que no era posible reconocer una incapacidad permanente a una persona trabajadora que había accedido a una situación de jubilación anticipada por discapacidad, por dos razones:

  • Al considerar que se estaría produciendo una “doble discriminación positiva”.
  • Al asimilar el término “jubilación anticipada” a “jubilación ordinaria” únicamente en el caso de las personas con discapacidad, sosteniendo que, realmente, se trata de una jubilación ordinaria en unas circunstancias específicas.

En el presente caso, los hechos se basan en un trabajador que sufrió un accidente de tráfico, momento en el que se le reconoció una minusvalía del 90%. Con motivo de sus circunstancias, empezó a trabajar como agente vendedor en la ONCE hasta que, tras solicitar la jubilación anticipada por discapacidad, esta le fue reconocida.

El trabajador, procedió a solicitar ante el INSS una Incapacidad Permanente, la cual fue denegada y ante la que interpuso demanda contra la Seguridad Social, la que fue nuevamente desestimada por los Juzgados de lo Social. Ante esta situación, interpuso recurso de suplicación, el cual fue estimado y se le reconoció una Incapacidad Permanente en el grado de gran invalidez.

El INSS, al mostrarse disconforme con tal resolución, presentó ante el Tribunal Supremo recurso de casación, recurso que ha sido desestimado y por el cual el tribunal ha reconsiderado su criterio, basándose en la perspectiva del Tribunal Constitucional en las STS 172/2021 y 191/2021.

Pues bien, ahora el TS, sostiene que:

  • En primer lugar, no estamos ante una doble discriminación positiva, estableciendo que “no estamos en presencia de una superposición de medidas positivas, sino de fases y planos valorativos diferentes”.
  • En segundo lugar, en base a la interpretación que hacen las anteriores sentencias asimilando el término de “jubilación anticipada” a “jubilación ordinaria” para el caso de personas con discapacidad, la sentencia argumenta que: la jubilación anticipada solo puede interpretarse como lo que su propia denominación indica, una jubilación que se anticipa a la prevista, en general, para aquellos en quienes no concurre ninguna de las circunstancias que permiten acogerse a esa modalidad. Eso no significa que, necesariamente o de forma automática, su naturaleza se transmute hacia una modalidad de jubilación ordinaria que, por motivos obvios, queda fuera de su ámbito de aplicación”.

Por tanto, a partir de este nuevo cambio de rumbo, se podrá reconocer una incapacidad permanente a una persona beneficiaria de una jubilación anticipada por discapacidad, ya que, de lo contrario, se estaría produciendo una “paradoja” en la que, la medida de acción positiva, se convertiría en una discriminación negativa.

Si eres beneficiario de una jubilación anticipada por discapacidad y desea que le asesoremos en su proceso de solicitud de Incapacidad Permanente, puedo consultarnos aquí: ¿HABLAMOS?

Quizás también te interese leer …

0 comentarios

Shares
Share This